FANDOM


5774

La enuresis es un trastorno benigno que tiende a desaparecer a medida que el niño va creciendo. Sin embargo, existen una serie de pautas que pueden ayudar a reducir su intensidad:

  • Reducir el consumo de líquidos antes de ir a la cama.
  • No regañarle cuando se orine en la cama y evitar que se sienta culpable para impedir que desarrolle problemas emocionales.
  • Reforzar positivamente al niño para que aumente su autoestima.

Cómo ayudar al niño que padece enuresis:

Su niño necesitará su consuelo y su comprensión. El aliento y el refuerzo positivo (felicitarlo por las “noches secas”) ya no se recomiendan, dado que es difícil convencer a un niño de que no hay motivos para sentir culpa en las noches con enuresis cuando lo felicitamos por las noches sin ella. Recordar delicadamente al niño que orine antes de acostarse puede ser de utilidad, pero despertarlo durante la noche para que lo haga puede ser más un problema que una ayuda. La mayor parte de los niños dejan de orinarse en la cama sin tratamiento alguno.

Controle sus enojos y consuele al niño:

Si usted está constantemente lavando las sábanas del niño, es esperable que se sienta frustrado. Sin embargo, en vez de castigar o humillar a su niño, consuélelo diciéndole que no es su culpa, y que esto se solucionará con el tiempo.

Los otros miembros de la familia también deberían ser sensibles a esta dificultad del niño. No permita que otros miembros de la familia hagan bromas o se burlen de su niño.

Otros consejos basados en el sentido común:

  • Recuerde a su niño que se levante en la noche para ir al baño.
  • Asegúrese de que el camino al baño sea accesible para él.
  • Estimule a su niño a ir al baño antes de acostarse. Otra opción es pedir a su niño que vaya al baño al comienzo de su rutina antes de acostarse, y otra vez inmediatamente antes de ir a la cama.
  • Coloque una funda plástica sobre el colchón.
  • Incluya al niño en toda rutina matinal de lavado, pero de una manera que no sea humillante ni punitiva